Trastorno del Videojuego y Juego Nocivo

La OMS publica las definiciones de trastorno del videojuego y juego nocivo

La organización ha incluido estos trastornos en la actualización de su Clasificación Internacional de Enfermedades.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) ha publicado en su página web el borrador de su Clasificación Internacional de Enfermedades, que incluye ahora entradas para el trastorno del videojuego y el juego nocivo y sus definiciones.

El trastorno del juego se relaciona con los trastornos por comportamientos adictivos y, según este organismo de Naciones Unidas, se caracteriza por un “patrón de comportamiento de juego persistente o recurrente”, que se manifiesta a través de “un control deficiente sobre el juego”, en cuanto frecuencia, intensidad y duración; “una prioridad en aumento dada al juego”, hasta llegar a sustituir otros intereses vitales o actividades diarias; así como “una continuación o escala del juego a pesar de la ocurrencia de consecuencias negativas”.

La OMS resalta en la definición un patrón de comportamiento “suficientemente severo” como para que acabe por invalidar a la persona en lo personal, familiar, social, educacional u ocupacional, e indica que se hace evidente al cabo de unos 12 meses, lo que permite realizar un diagnóstico, aunque si los síntomas son graves, el período puede ser menor.

La ludopatía o juego patológico es considerado un problema psicológico que afecta diversos aspectos de la vida (personal, familiar, laboral, social y económica). La persona afecta su capacidad para poder autocontrolarse y le es difícil decir “No” siendo incapaz de aplazar el impulso o deseo por jugar.

Junto a los trastornos de juego, la OMS ha recogido otra definición relacionada con los videojuegos, el juego nocivo, y en este caso hace referencia a un patrón de juego “que incrementa apreciablemente el riesgo de daño físico o de consecuencias para la salud mental del individuo o de otros alrededor del individuo”.

El peligro al que hace referencia el nombre se vincula con la frecuencia de juego, el tiempo que se dedica a ello, las actividades y prioridades que se dejan de lado por jugar o a los comportamientos de riesgos relacionadas con el juego, su contexto o las consecuencias adversas de jugar.

Según advierte la OMS, en este caso los patrones de juego “suelen persistir pese a que se pueda tener conciencia del incremento del riesgo de daño para el individuo u otras personas”.

Las definiciones de trastorno del videojuego y el juego nocivo se encuentran disponibles en la web de la OMS y forman parte de la Clasificación Internacional de Enfermedades.

Autor:
Dra. Rosa Elia Rodríguez Cavazos
Psiquiatra Infantil
Instituto Nacional de Psiquiatría
Ciudad de México

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *