Tomar Antiácidos Durante el Embarazo Podría Aumentar el Riesgo de Asma en el Bebé

Dra. Rosalba Flores García
Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias
Ciudad de México

Tener buenos hábitos alimenticios no sólo implica una dieta balanceada, sino también masticar entre 15 y 20 veces cada bocado, evitar beber al comer, así como consumir platillos copiosos y con exceso de grasas. Estos simples cuidados pueden prevenir la piriosis, molestia mejor conocida como “acidez” y caracterizada por una sensación de dolor o quemazón en el esófago. Sin embargo, mientras para la mayoría de las personas el reflujo puede ser evitado con ciertos cuidados alimenticios, las mujeres gestantes lo experimentan con frecuencia sin poder impedirlo.

Las mujeres embarazadas deben seguir tomando cualquier medicación que necesiten bajo la guía de su médico.

Tomar fármacos contra la acidez en el estómago durante el embarazo podría aumentar el riesgo de asma en el bebé, según ha mostrado un estudio llevado a cabo por investigadores de las universidades de Edimburgo (Escocia) y Tampere (Finlandia).

Para alcanzar esta conclusión, publicada en “Journal of Allergy and Clinical Immunology”, los expertos analizaron ocho estudios previos en los que participaron más de 1.3 millones de niños. De esta forma, comprobaron que los niños cuyas madres habían tomado estos medicamentos durante el embarazo eran un tercio más proclives de haber visitado a un médico por un síntoma del asma.

Hay que aclarar que esta investigación está en una etapa muy temprana y que las mujeres embarazadas deben seguir tomando cualquier medicación que necesiten, sólo estrictamente bajo la supervisión de su médico.

Algunos otros estudios han reportado una asociación entre el uso materno de medicamentos supresores de ácido durante el embarazo y la aparición de asma en los hijos, pero dicha asociación no estaba apoyada en datos estadísticamente robustos. Por ello, un grupo de investigadores procedió a analizar dicha asociación a partir de parejas madre-hijo del UK General Practitioners Research Database, en el Reino Unido, identificando a los niños con diagnóstico de asma tratados con el fármaco durante los años 2006-2010, quienes fueron comparados con un hermano sin asma como controles, procediéndose a estudiar la exposición de sus respectivas madres durante el embarazo a diversos fármacos.

En total se registraron 1,874 niños con asma, incluyendo los correspondientes 1,874 hermanos, que actuaron como control en el análisis. La tasa de exposición de los embarazos entre los casos y los controles fue del 22% y 20%, respectivamente. Después de ajustes por sexo, orden de nacimiento, edad de la madre y las visitas al médico general, la exposición a cualquier medicamento supresor ácido gástrico durante el embarazo aumentó leve, pero significativamente el riesgo de desarrollar asma (odds ratio, OR=1.23; IC 95%= 1.01 a 1.51; p=0.042). En concreto, se observó una tendencia hacia un mayor riesgo para las embarazadas que utilizan inhibidores de la bomba de protones y/o antagonistas H2 (OR= 1.72, IC 95%= 1.00 a 2.98; p= 0.048).

Recordemos que además de los medicamentos, existen otras formas de combatir la acidez basadas en el cuidado de la alimentación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *