¿Se puede utilizar la marihuana de forma medicinal?

¿Se Puede Utilizar la Marihuana de Forma Medicinal?

Con la reciente legalización en Estados Unidos del consumo de marihuana medicinal en forma de tetrahidro cannabinol (THC) en 19 estados y el Distrito de Columbia y el uso recreativo en otros 2 estados, los médicos encuentran con más frecuencia el consumo de marihuana entre sus pacientes. Se estima que existen 17.4 millones de usuarios actuales de marihuana en los Estados Unidos, con aproximadamente 4.6 millones de fumadores cotidianos o casi a diario.

Una publicación actualizada informa que algunos médicos estadounidenses que participan en la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES) entre 2005 y 2010, han detectado que los usuarios activos de marihuana parecen tener un mejor control de los niveles de la glucosa en sangre que aquellos que nunca la han utilizado o que la usaron anteriormente.

La Dra. Elizabeth A. Penner, de la Universidad de Nebraska College of Medicine, Omaha, informó en un artículo publicado en línea el 16 de mayo en el American Journal of Medicine que los fumadores de cannabis tenían niveles menores de insulina en ayunas y presentaban menos resistencia a la insulina que los no usuarios de marihuana, este hallazgo pudo observarse a pesar de que se excluyó a los pacientes diabéticos en esta amplia muestra de la Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (NHANES) entre 2005 y 2010.

Los usuarios de marihuana también tenían una circunferencia de la cintura menor y niveles más altos de colesterol HDL (“colesterol bueno”) que los no usuarios.

“Los estudios epidemiológicos previos han encontrado una menor prevalencia de obesidad y de diabetes mellitus en los consumidores de marihuana en comparación con las personas que nunca han utilizado esta droga, lo que sugiere una relación entre los cannabinoides y los procesos metabólicos periféricos”, comunicó en su artículo el Dr. Murray A. Mittleman, del Centro Médico Beth Israel de Boston, Massachusetts, en la misma Revista. “Pero el presente estudio es el primero que investiga la relación entre el uso de la marihuana y los niveles de insulina en ayunas, la glucosa y resistencia a la insulina”.

En un comentario que acompaña al artículo el Dr. Joseph S. Alpert, de la Universidad de Arizona en Tucson, y quien también es editor en jefe de la Revista American Journal of Medicine, se pregunta si el tetrahidrocannabinol (THC) se prescribirá en un futuro junto con agentes antidiabéticos orales o insulina para los pacientes con diabetes o con síndrome metabólico para mejorar el manejo de estas enfermedades crónicas. “Sólo el tiempo responderá a esta pregunta para nosotros”, añade. “Sin embargo, lo que está muy claro es que necesitamos desesperadamente mucho más investigación básica y clínica sobre los efectos a corto y largo plazo de este agente en una variedad de situaciones clínicas, como el cáncer, la diabetes, y la fragilidad de las personas mayores”.

La Dra. Penner y sus colegas estudiaron a 4,657 participantes de la base de datos del estudio NHANES (una encuesta representativa nacional de adultos en Estados Unidos) los cuales habían contestado un cuestionario sobre el consumo de drogas, de ellos, 579 eran usuarios habituales (estaban fumando marihuana o hachís en el último mes), otros 1,975 habían fumado marihuana en el pasado, pero no eran usuarios actuales y 2,103 nunca habían inhalado o ingerido marihuana. La insulina en ayunas y la glucosa se ​​midieron a través de muestras de sangre después de un ayuno de nueve horas, y la evaluación del modelo homeostático de resistencia a la insulina (HOMA-IR) se calculó para evaluar la resistencia a la insulina.

Los niveles de glucosa fueron menores entre los consumidores actuales de marihuana que entre las personas no usuarias, pero esta diferencia dejó de ser significativa después del ajuste multivariado. Los investigadores también encontraron una asociación significativa entre el uso de marihuana y la cifra de triglicéridos en sangre, así como en los niveles de presión arterial sistólica y diastólica.

Otro dato interesante se mostró al comparar los usuarios actuales con aquellos que nunca habían consumido cannabis, pues tenían niveles de insulina en ayunas 16% menores y HOMA-IR 17% más bajos. También tenían niveles HDL-colesterol (colesterol bueno) 1.63-mg/dL más elevado, así como menor circunferencia de cintura. Todos estos datos son considerados como factores de riesgo cardiovasculares y mejoran con el uso de la droga.

Fundamentalmente, los mejores resultados se observaron en los usuarios actuales de cannabis. “Estas asociaciones fueron más débiles entre los que informaron el uso de la marihuana por lo menos una vez, pero no la consumieron en los últimos 30 días, lo que sugiere que existe el impacto del consumo de marihuana en la insulina y la resistencia a la insulina durante períodos de uso reciente”.

Estos nuevos hallazgos son realmente notables, pero seguirá siendo debatible la legislación y el uso médico de la cannabis, pues todavía hay muy escasa información científica, farmacológica y de estudios clínicos con este tipo de drogas, y la mayoría de las investigaciones que sí existen actualmente contemplan sólo los efectos sobre el sistema nervioso central de la marihuana y sus potenciales cualidades adictivas.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *