Remedios para la Resaca de las Fiestas

En estas fechas en que, esa última copita de champagne parece una gran idea y a la mañana siguiente, tu cabeza latente demuestra todo lo contrario.

Te sugerimos lo siguiente para mitigar o prevenir esos molestos dolores de cabeza .

Un poco de historia al respecto. En el año 1992, un estudio danés reportó que cerca de ¾ de las personas adultas ocasionalmente sufren de dolores de cabeza provocados por la resaca, haciendo de éste el dolor de cabeza más común.

Más allá de la abstinencia en ocasiones es un poco difícil de llevar a cabo, existe una forma de prevenir el dolor de cabeza que resulta del consumo excesivo de alcohol y también una cura a esta molestia.

Veamos por qué se producen los dolores de cabeza de la resaca

Las resacas suelen venir acompañadas de atroces jaquecas o dolores de cabeza los cuales son casi una regla. Sin embargo, no es necesario que bebas demasiado para que te asalte una de estas migrañas al día siguiente.

Al respecto, los bebedores ocasionales suelen tener dolores de cabeza con más frecuencia que aquellos que beben en forma asidua. No es necesario que te excedas. Incluso mojarnos los labios puede ocasionarnos dolor de cabeza.

Esto se produce porque el alcohol tiene tanto efectos directos como indirectos que contribuyen al dolor de cabeza. Lo primero que hace el alcohol es provocar deshidratación. El alcohol apaga el sistema de anti-deshidratación del organismo, haciendo que debamos orinar con mayor frecuencia.

Asimismo, el alcohol ocasiona tensión en el hígado haciéndolo menos eficaz para producir glucosa (azúcar) que es el combustible el cual maneja cada célula de nuestro cuerpo. Las células cerebrales son particularmente sensibles a la ausencia de este combustible.

Por otra parte, el alcohol afecta los químicos en las células que tu cuerpo usa para comunicarse unas a otras. Uno de estos químicos es la prostaglandina, que regula la forma en que sientes el dolor, entre otras cosas.

El efecto indirecto principal del alcohol proviene de un químico llamado acetaldehído, producido mientras el cuerpo procesa la bebida alcohólica. Este químico funciona como una droga haciéndote sudar e ir al baño. El ritmo cardíaco se acelera y el estómago se pone nauseoso. Si se acumula demasiado acetaldehído en tu cuerpo, seguro terminarás vomitando.

Otro efecto indirecto del alcohol son los problemas del sueño. Es por eso que resulta tan difícil “despertar” de una resaca porque no habrás dormido bien por la noche. Cuando bebes demasiado, sientes que te vas a dormir, aunque existe un paradojal despertar durante la noche. El alcohol interfiere con el sueño REM (Rapid Eye Movement) y las personas se despiertan con frecuencia. Esto contribuye al dolor de cabeza.

Pero entonces, ¿cómo podemos prevenir el dolor de cabeza de la resaca?

En primer lugar, ingiere una comida grasosa o aceitosa antes de beber cuidando siempre el no sobrepasar tus calorías recomendadas. Los alimentos grasos generan una película sobre el estómago y hacen que la absorción del alcohol sea más lenta. Y la mayor parte de los alimentos grasos están llenos de carbohidratos que luego se convierten en azúcar en la sangre. Así tendrás una ración extra de los azúcares contra los cuales atenta el alcohol.

A la hora de elegir una bebida alcohólica, otorga preferencia a aquellas que son claras. Las bebidas como el vino tinto y el whisky, contienen más sustancias saborizantes conocidas como congéneres. Estos subproductos naturales de la fermentación del alcohol pueden contribuir a la inflamación y empeorar los síntomas de jaqueca.

Cuando estés bebiendo no lo hagas muy deprisa. Ingiere las bebidas alcohólicas en forma lenta. Dale a tu cuerpo tiempo para procesar el alcohol. Entre tragos, bebe al menos un vaso de alguna bebida no alcohólica. Por cierto, para dicho fin, el agua es excelente además no sumará calorías a tu dieta. Los jugos de frutas como el jugo de tomate o el jugo de frambuesas, ayudan a tu organismo a reemplazar la glucosa que ha perdido a causa del alcohol. Los refrescos, por su parte, también pueden ser beneficiosos, y la cafeína que contienen algunas de estas bebidas pueden contrarrestar la hinchazón de los pequeños vasos sanguíneos ocasionado por el alcohol.

Si consumes cafeína, asegúrate de aumentar la ingestión de agua. La cafeína hace que el cuerpo pierda agua, y nada es más importante para evitar la deshidratación que el agua.

Deja de lado los cigarrillos, ya que el tabaco priva al cerebro del oxígeno que necesita. Además no bebas y tomes drogas al mismo tiempo.

Si ingieres algún medicamento por prescripción, habla con tu médico antes de dar un trago. Es importante saber si el alcohol bloquea o exacerba los efectos de tu medicamento. 

Si no tienes problemas estomacales o de sangrado y si tu médico dice que todo está bien, entonces puedes tomar aspirina o algún analgésico de la familia de los NSAIS (antiinflamatorios sin esteroides), como son el naproxeno y el ibuprofeno. Estas drogas inhiben la prostaglandina reguladora del dolor y ayudan a contrarrestar los efectos exacerbadores de la prostaglandina del alcohol.

Asimismo, evita ingerir Tylenol (acetaminofeno o paracetamol). En combinación con el alcohol, estas drogas serán perjudiciales para el hígado.

Y por último, ¿cómo curar el dolor de cabeza de la resaca?

Ya has cometido el pecado. Es demasiado tarde para la prevención. Incluso los cabellos te duelen cuando lees este artículo. Afortunadamente nunca es demasiado tarde para hacer algo para sentirte mejor.

Lo más importante es la hidratación, ademas de tener algo en el estómago, en estos momentos ya no será una buena idea ingerir algún alimento aceitoso. Por el contrario, lo recomendable será comer algo suave, con Proteínas y Carbohidratos por ejemplo (unas quesadillas en maíz con queso panela) serían pertinentes.

Además ingiere algo de azúcar comos jugo de tomate o de manzana. Trata de dormir, eso mitigará el dolor además de las recomendaciones anteriores. Sobre todo bebe con moderación y te evitarás de todos los malestares

Deseando que este año este lleno de buenos propósitos de salud y bienestar cuidando nuestro organismo con una alimentación saludable, equilibrada, balanceada e inocua.

Autor:
Lic. Nut. Guillermina Rodríguez Gallegos
NC. MSP

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *