Puericultura Estomatológica (Dental)

Puericultura Estomatológica (Dental)

¿Qué quiere decir puericultura?

La puericultura es la ciencia que se ocupa del sano desarrollo del niño, desde el momento de su concepción hasta los primeros años de vida extrauterina.

Al ser una ciencia, tiene métodos que le ayudan a cumplir su propósito, ya sea cuidando la salud de la madre o del niño, la puericultura tiene un campo de acción muy importante ya que en sus manos está la vida de un nuevo ser.

En síntesis la puericultura nos da una guía de cómo cuidar a nuestros hijos, qué tipo de alimentación deben tener, a qué enfermedades están expuestos, qué medicamentos debemos darles, etc., etc.; todo esto con el único propósito de ayudar al sano desarrollo del niño en la etapa mas crucial de toda su vida.

Comprende el conjunto de reglas, preceptos o consejos para que el niño se crie y desarrolle bien. Es en pocas palabras: la higiene del niño.

El gran Pontífice Pío XII que tan sabias lecciones dictó en el campo de la Medicina, afirmó “La madre es la enfermera y la primera maestra de su hijo”

 

¿Cuándo comienza a ocuparse del niño la puericultura?

Se ocupa del niño no sólo antes del nacimiento, sino desde antes de la concepción, para evitar que padres enfermos den lugar a hijos enfermos también: ésta es la puericultura preconcepcional. Desde que el niño es concebido hasta que nace, durante la gestación, es decir, mientras permanece en el claustro materno, se ocupa de él la puericultura intrauterina. Después del nacimiento ocupase del niño la puericultura en las distintas edades infantiles (primera, segunda y tercera infancia), es decir, hasta la época de la pubertad en la cual el niño se convierte en hombre y la niña en mujer.

 

¿Cuáles son esas edades infantiles?

La primera infancia, que comprende desde el nacimiento hasta los dos años y medio, época en que termina de salirle la primera dentición, dentición temporal, dientes deciduos o dientes de leche. La segunda infancia, desde los dos años y medio hasta los seis años, en que comienzan a caer los primeros dientes y empiezan a salir los dientes permanentes o definitivos. La tercera infancia se le llama también edad escolar: al comienzo de la misma ocurre un hecho interesante: aparece en el niño la atención voluntaria: inatento, distraído hasta entonces, puede ya voluntariamente fijar su atención, progresar en sus estudios y aprovechar en la escuela.

 

Puericultura estomatológica intrauterina

 

Sí; el embarazo afecta su boca. Si está comiendo más, esas molestas hormonas del embarazo inflamarán los tejidos de las encías y las pondrán suaves y sensibles. Estas combinaciones de factores hará que estén mas susceptibles a la inflamación y sangrado, una condición conocida como gingivitis del embarazo, las futuras mamás que sufren ésta enfermedad pueden llegar a ser siete veces más propensas a dar a luz demasiado temprano un bebé muy pequeño; los partos prematuros pueden ser provocados por la hormona prostaglandina, la cual puede ser encontrada en la bacteria oral y que es responsable de inducir la labor de parto.

 

Practicar buenos hábitos de higiene bucal ayudará a proteger los dientes de su bebé y también los suyos.

 

Es muy conveniente, además del cepillado después de cada alimento, enjuagar la boca por lo menos dos veces al día con un colutorio antiséptico (enjuagatorio) o bicarbonato/perborato sódico, evitando así la boca ácida de las embarazadas que contribuye a destruir su dentadura; además de mantener una dieta rica en alimentos que contengan Calcio y Vitamina C.

Los dientes de los niños comienzan a desarrollarse durante el periodo fetal (3 a 9 meses), a las 12 semanas aparecen los brotes (gérmenes) dentarios que formarán los futuros dientes del niño.

En la séptima semana el embrión mide ya 1 centímetro, son las semanas más delicadas del bebé, ya que le pueden afectar algunos medicamentos, alcohol, nicotina, cafeína o radiaciones (como las radiografías).

La buena alimentación de la madre durante el embarazo es importante para el desarrollo de los dientes. La dieta de la futura madre debe incluir cantidades adecuadas de calcio, fósforo,

vitaminas C y D. No se deben tomar determinados medicamentos como la tetraciclina, ya que es un factor de riesgo perjudicial para los dientes.

Puede consultar a su dentista si lo precisa. En caso de medicación especial, consultar con el tocólogo (especialista).

 

Puericultura estomatológica en las distintas edades infantiles:

 

La higiene bucal ¿desde cuándo y cómo hacerla? Si queremos que la dentadura de nuestro hijo sea sana es importante que comencemos a cuidarla antes de la aparición del primer d

iente. Por eso debemos limpiarle la boca con un trozo de gasa humedecida con agua hervida, suero fisiológico o agua boratada, enrollado en el dedo índice después de la ingestión de cualquier alimento, incluso el pecho. Esta conducta es el punto de partida para la prevención. Sobre todo en aquellos bebés que suelen conservar restos de leche en la boca ya que puede generar la aparición de aftas, puntos blancos que son muy dolorosos y no permiten al bebé mamar con tranquilidad. Los pequeños pueden manifestar molestias inespecíficas que aumentan cuando el diente está apareciendo, el alivio de estos síntomas se logra con analgésicos comunes a dosis habituales según el peso del niño.

La primera visita al Estomatólogo (Odontólogo) debe realizarse entre los 2 y 3 años, para que éste indique como debe cepillarse los dientes correctamente y para crear el hábito de visitar a éste profesional en forma preventiva y no una vez que hayan problemas.

Desde los 5 meses hasta los 6 años aproximadamente se presentan los llamados dientes de leche, primarios o deciduos. Esto quiere decir que el cuidado de la salud bucal debe intensificarse a partir de los 6 años, pero de ninguna manera que antes de ésta edad no se preste cuidado alguno.

Como se hablo anteriormente, los cuidados comienzan antes de la salida del primer dientito.

Ten siempre presente que aunque para tu bebé la higiene corporal es una necesidad básica, no se trata sólo de mera eliminación de la suciedad, sino que es una instancia de disfrute y contacto entre el hijo y sus padres. Por eso tómate tu tiempo y comparte un espacio de tranquilidad y amor con tu bebé!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *